twitter
facebook
google+
skype
  tratamientos casos consejos consultorios profesionales turnos  
vena varicosa

La flebología es la disciplina médica que se dedica al estudio y tratamiento de las alteraciones venosas, así como de las consecuencias sobre los tejidos afectados por las mismas.

El drenaje venoso de los miembros inferiores se halla conformado por un sistema venoso superficial, que transcurre por el espesor de la piel y el tejido celular subcutáneo, un sistema venoso profundo, que transcurre entre las estructuras osteo artro musculares y un sistema venoso perforante que comunica los dos anteriores perforando la aponeurosis, "tela anatómica" que separa ambos planos.

En la luz venosa se hallan válvulas bicúspides, que se comportan como compuertas de contención de la columna sanguínea, sobre todo durante la marcha. Se abren cuando el flujo va hacia el corazón y se cierran si la dirección del flujo es centrífuga.

El sistema venoso superficial, perforante y profundo forman una unidad funcional donde la circulación se realiza en sentido proximal hacia el corazón y desde el superficial al profundo.

La patología varicosa es de carácter crónico y evolutivo, fuertemente ligada entre otros factores a una gran carga genética hereditaria. Afecta al 25% de la población mundial, manifestándose principalmente en los miembros inferiores. Otros factores de importancia en el desarrollo de la misma son: Bipedestación, sexo femenino, ciclos menstruales, embarazos sucesivos, obesidad, ingesta de anticonceptivos, sedentarismo, menopausia, vejez.

La causa principal de la cascada de trastornos flebológicos es la insuficiencia venosa, definida por la falta de cierre de las válvulas de una vena, la cual determina la aparición de reflujos y progresivo estasis circulatorio con el ulterior desarrollo de várices.

Los signos y síntomas asociados a la insuficiencia venosa son: dolor, pesadez, cansancio, prurito, ardor, calambres, edema y manchas pigmentarias.

Los procedimientos que realizamos son SIN CIRUGÍA, SIN INTERNACIÓN Y SIN DOLOR.

El carácter ambulatorio permite continuar con las actividades cotidianas o la reinserción laboral inmediata.

Tratamos las siguientes patologías [ampliar todas]

  • Várices en todos sus grados
    Las várices son una degeneración evolutiva de las venas, caracterizada por una dilatación progresiva y permanente de la pared venosa, asociada a aumento de la circunferencia, longitud, elongación y tortuosidad. Su consecuencia funcional es el enlentecimiento del retorno venoso sanguíneo hacia el corazón . Al circular por conductos dilatados, la sangre disminuye su velocidad de circulación, lo cual genera congestión, estasis y evolución a potenciales cuadros de dolor, pesadez, edema y trastornos tróficos de los miembros inferiores.
  • Telangiectasias (derrames, arañitas)
    Se definen como dilataciones de vasos capilares o vénulas visibles en la superficie de la piel. De color rojizo o violáceo, son la manifestación a pequeña escala del mismo fenómeno descripto en las várices. Aunque su tratamiento se halla ligado mayormente a causas estéticas, su proliferación y descuido pueden ocasionar síntomas de dolor localizado, prurito o asociados a insuficiencia venosa como edema, pesadez y cansancio en los miembros inferiores.
  • Varicorragias
    Es el sangrado producido por la ruptura espontánea de la pared de una variz o telangiectasia. Asimismo puede producirse por un roce, rascado o traumatismo sobre dichas estructuras. Ante un caso activo, la conducta correcta es no alarmarse y realizar una rápida compresión con algodón/gasa sujeta por vendaje elástico o cinta adhesiva hasta la detención de la hemorragia. De no ser tratada pueden repetirse nuevos episodios. Acudir urgente al flebólogo para su tratamiento.
  • Tromboflebitis superficial (flebitis)
    Es la inflamación de una vena o variz producida por la coagulación intravascular de la sangre (Trombo). Se caracterizan por presentarse con dolor intenso, induración (cordón duro sobre el trayecto de la vena afectada) y enrojecimiento local. Se producen en venas del sistema venoso superficial, inmediatamente bajo la piel. Requieren tratamiento y control. Su evolución es favorable.
  • Tromboflebitis profunda (trombosis)
    Es la inflamación de una vena o variz producida por la coagulación intravascular de la sangre (Trombo). Se producen en venas del sistema venoso profundo, cuyo recorrido transcurre dentro de los músculos. La obstrucción de una de estas venas en la circulación profunda genera dolor y gran edema por debajo del nivel afectado. Es necesario realizar su diagnóstico con celeridad y proceder a la anticoagulación del paciente. Su mayor complicación es el desprendimiento del trombo hacia la circulación general y la producción de un tromboembolismo pulmonar, cuadro de extrema gravedad. Factores de riesgo: inmovilidad prolongada (reposos post cirugías mayores ortopédicas, abdominales, pelvianas); traumatismos en extremidades inferiores y pelvis; inactividad prolongada con estasis posturales (viajes largos en auto, avión); trastornos de la coagulación; insuficiencia venosa y varicosis; enfermedades neoplásicas (cáncer); causas infecciosas.
  • Síndrome post-trombótico
    Es un síndrome compuesto por una gran variedad de formas clínicas resultantes de la evolución posterior a la resolución de una trombosis profunda, la cual una vez recanalizada produce hipertensión venosa por destrucción de las válvulas donde asentó la trombosis. El miembro inferior presenta grados variables de edema, induración y fibrosis del tejido celular subcutáneo, úlceras y tobillo con rigidez articular.
  • Eccema varicoso
    Es un estado inflamatorio agudo de la piel, desencadenado por un mecanismo alérgico gatillado por la insuficiencia venosa. La piel del miembro inferior luce edematosa, enrojecida, con pápulas o vesículas y descamación. Se acompaña de sensación de ardor y prurito intenso.
  • Hipodermitis
    Es un proceso inflamatorio que determina una alteración de la dermis, la hipodermis y en ocasiones la fascia superficial, de ubicación en miembros inferiores, relacionado a una patología venolinfática, con induración de la piel, necrosis grasa y fibrosis de la zona afectada. Se manifiesta como un área del miembro inferior por debajo de las rodillas, donde la piel se halla endurecida y afinada, a manera de coraza. Puede presentarse en fase aguda o crónica de acuerdo a la presencia de inflamación activa del terreno afectado. Esta inflamación puede ser gatillada por exposición al calor o al sol, por traumatismo o por insuficiencia venosa. La fase aguda se presenta dolorosa, roja, indurada y caliente. Las sucesivas reactivaciones de fase aguda a través del tiempo evolucionan a la ampliación y formación de placas hipodermíticas cada vez mayores.
  • Erisipela
    Es una infección de la piel provocada por el estreptococo beta hemolítico grupo A, bacteria de gran poder invasivo. Complica frecuentemente al paciente con alteraciones venosas crónicas. La bacteria penetra por las zonas interdigitales maceradas o microulceraciones por rascado. Usualmente, se presenta con una intensa fiebre , mal estado general y dolores corporales 24 hs antes de los signos dérmicos. La manifestación dérmica aparece con mayor frecuencia en el tercio distal de la pierna, generalmente unilateral. Su aspecto es el de una placa roja, brillante, rugosa,sobreelevada, con bordes netos, presencia de ampollas de tamaño variable, con franco aumento de temperatura local ( placa y periferia calientes), dolor y gran sensibilidad. La gangliopatía inguinal es constante. La progresión de la infección deriva en la expansión de la placa inflamatoria hacia piel sana y la toma de las vías linfáticas con probables secuelas linfedematosas.
  • Linfedema
    Es el acúmulo de agua, sales, electrolitos, proteínas de alto peso molecular y otros elementos en el espacio intersticial, como consecuencia de una alteración dinámica o mecánica del sistema linfático. La extremidad o región corporal afectada sufre un aumento de volumen progresivo con disminución de su capacidad funcional e inmunológica, aumento de peso y modificaciones en la forma normal por distensión de los tejidos.
  • Linfangitis
    Es una inflamación de los canales linfáticos que ocurre como resultado de una infección en un sitio distal del canal. La causa más común de linfangitis en humanos es Streptococcus Pyogenes (estreptococo del grupo A), con menor frecuencia, es causada por una infección estafilocócica que hace que los vasos linfáticos resulten inflamados. La linfangitis puede ser un signo del empeoramiento de una infección de la piel. Las bacterias se pueden diseminar al torrente sanguíneo y causar problemas potencialmente mortales.
  • Enfermedad arterial obstructiva crónica
    Es la disminución o ausencia de flujo sanguíneo en los miembros inferiores por obstrucciones desarrolladas en forma crónica en la luz de las arterias. La ateroesclerosis (cierre variable de la luz del vaso caracterizada por depósitos lípidos, fibrosis y calcificación en la capa íntima de las arterias) es la causa más frecuente. Asociada a hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo e hiperlipidemia. Suele ser una enfermedad panarterial. La oclusión gradual del sector femoropoplíteo es la más usual. Los miembros inferiores se presentan con pérdida de vellosidad, piel fina, uñas engrosadas, cambios de coloración según la posición, debilidad o ausencia de pulsos periféricos. Los pacientes consultan por claudicación intermitente (dolor muscular luego de determinada distancia de marcha y su desaparición en pocos instantes con el reposo para reaparecer ante similar esfuerzo), dolor en reposo o lesiones isquémicas.
  • Ulcera venosa
    Una úlcera es una lesión con pérdida de sustancia de la superficie de la piel o las mucosas. En las presentes en los miembros inferiores las causas más frecuentes son de origen vascular. Representa el 80% de las úlceras vasculares. Es la consecuencia de un largo proceso de estasis pasiva y constituye el último grado de una insuficiencia venosa. Es una lesión que asienta sobre una piel dañada por una dermatitis secundaria a hipertensión venosa. El 90% se ubica en la cara interna del tercio inferior de la pierna. Usualmente única, de tamaño variable, cursa con dolor leve o indolora (excepto en casos de infección o exposición de filetes nerviosos). Su fondo puede ser desde átono a regenerativo. La piel que la rodea, a menudo muestra signos de pigmentación ocre e induración. Es común la presencia de venas insuficientes en su vecindad.
  • Ulcera arterial
    Una úlcera es una lesión con pérdida de sustancia de la superficie de la piel o las mucosas. En las presentes en los miembros inferiores las causas más frecuentes son de origen vascular. Lesión asociada a la enfermedad arterial periférica. Las arterias estenosadas en su luz, aportan menor flujo sanguíneo del apropiado para una correcta perfusión de los tejidos. De localización distal, se presenta en cara externa o región retromaleolar de la pierna, dedos o dorso del pie. Muy dolorosa, de bordes duros, fondo necrótico y color pálido. Aparece en enfermos mayores de 50 años, con debilidad o ausencia de pulsos periféricos. Asociada a pacientes con hipertensión arterial, diabetes y tabaquismo. De lenta evolución, su tratamiento va a la par del de la patología arterial subyacente.
  • Ulcera traumática
    Lesión producida por traumatismo, picadura de insectos, químicos, térmicas (congelación-quemaduras), radiodermitis, por desidia.
Asociación Médica Argentina AMA Sociedad Argentina de Flebología y Linfologia SAFyL International Union of Phlebology UIP Société Française de Phlébologie SFP